Seamos sinceros, lo mejor que puedes hacer con una botella abierta es acabarla. 

Y no tenemos ninguna duda de que si abres una botella de nuestros vinos te la vas a terminar.

Pero por si acaso, te dejamos algunos consejos para conservar el vino una vez abierto:

  • Cierra bien la botella para que no entre más oxígeno. Si puedes sacarle el aire con una bomba de vacío mejor. Si no, usa el corcho.
  • Guárdalo en la nevera para ralentizar la oxidación del vino.
  • Mantén la botella en vertical: cuando la botella no está abierta debe estar en horizontal para que el vino esté en contacto con el corcho, pero cuando ya se ha abierto es mejor guardarla en vertical para reducir la superficie de vino en contacto con el oxígeno.
  • No dejes el vino al sol (o incluso a la luz).
  • Intenta beberlo en un plazo de una semana: de forma general, los blancos y rosados duran 3-5 días, los tintos jóvenes hasta 1 semana y los tintos envejecidos 2-3 días. Cuántos más taninos tiene el vino más tiempo aguanta abierto. Por último, los espumosos no suelen aguantar más un día porque pierden la burbuja muy rápidamente.

Por último, si has decantado el vino no deberías guardarlo porque la decantación acelera el proceso de oxidación.

 

¡No te pierdas nuestros vinos!

Anterior artículo Siguiente artículo

0 comentarios

Deja un comentario